Durante la guerra de Troya, cuando Aquiles fue herido mortalmente por la flecha de Paris, la diosa Venus le recomendó usar esta planta para aliviar sus dolores. Por ello, la milenrama también recibe el nombre de la aquilea.

Se trata de una planta muy común y de ella se usan las sumidades floridas, que se recogen en verano y se deben secar lo más rápidamente posible.

Sus principios activos son esencias (cineol, acetato de bornilo, alfapineno, azuleno), ácidos orgánicos (salicílico, fórmico, isovaleriánico), aquilina y taninos (en abundancia).

Su propiedad más destacada se revela en las curas de heridas: es cicatrizante, vulneraria y hemostática.

A este propósito es útil recordar que se han atribuido a la aquilea nombres vulgares como «hierba de los soldados» y «hierba de las heridas», ya que es una panacea en casos de llagas, úlceras internas y externas, hemorroides, heridas, hemorragias (uterinas, de nariz, etc.).

En el caso de las hemorroides no se limita a una acción astringente, sino que actúa como tónica y sedante, influenciando directamente los nervios y los vasos del intestino recto.

La milenrama es también altamente antiséptica; la podemos definir como la mercromina que nos ofrece gratuitamente la naturaleza. Es antiespasmódica, calma el corazón y regulariza el sistema circulatorio; cura los trastornos nerviosos y constituye un eficaz depurativo cuando se usa como loción externa sobre dermatosis y acné.

El abad Kneipp aconsejaba una infusión de milenrama al día a todas las mujeres desde la primera regla hasta la menopausia, para minimizar todos los eventuales problemas relativos al aparato reproductor femenino. Es muy útil, de hecho, en casos de menstruaciones irregulares, dismenorrea, hemorragias uterinas, etc., utilizada tanto por vía interna como externa (en baños de asiento).

 

La milenrama es además un excelente tónico digestivo, y la podemos emplear en casos de dispepsia, flatulencia, gastritis aguda y crónica, inapetencia y, sobre todo, úlceras; aumenta la secreción del jugo gástrico y de la bilis. Tiene cierto valor como hipotensora. Es antivaricosa y tónica de la circulación sanguínea.

Infusión para irregularidades menstruales:

Verter 1 cucharada de milenrama por taza de agua hirviente. Dejar descansar 15 minutos. Tomar 3 tazas al día. Preparar poca cantidad a la vez porque con el tiempo la infusión oscurece y se deteriora.

Infusión para uso externo de hemorroides y llagas

Tomar un manojo abundante de planta por litro de agua. Hervir 10 minutos y dejar enfriar y aplicar en la zona afectada.

Otros remedios con milenrama

Tintura:

Verter 30 gr de flores secas trituradas en 120 gr de alcohol de 95°. Macerar durante 9 días. Para uso externo para heridas.

Vino:

Colocar 50 gr de sumidades floridas secas por 1 litro de vino blanco. Dejar macerar durante 15 días y filtrar. Tomar 2 copitas al día: antes de las comidas, como aperitivo, o bien después, como digestivo. Tomado lejos de las comidas es útil a quien padece hemorroides y varices, y a las mujeres que sufren de menstruaciones escasas o dolorosas.

 

 

 

 

 

 

Preguntar por esta planta en:  Ecobionature, herbodietética y nutrición

C/ Ramón y Cajal, 27   Getafe  -  Madrid

Información y venta en : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Teléfono   911766760